Usamos cookies para darte la mejor experiencia y personalización de usuario en nuestro sitio y en sitios de terceros. Al seguir navegando en nuestro sitio web, autorizas nuestro uso de cookies. Para obtener más información, consulta nuestra Política de cookies
buñuelos

Buñuelos

Compartir


¿Tienes antojo de algo dulce? Los postres tradicionales de temporada son una gran elección para entrar en calor y compartir con los que más quieres. Uno de nuestros favoritos sin duda alguna son los buñuelos con canela y azúcar.

Éste delicioso postre, producto de la repostería mexicana, también se disfruta mucho durante las fiestas patrias, pero para el mexicano cualquier momento es perfecto para unirse con la familia y comerlos junto a un rico atole de arroz con leche o un chocolate caliente.

Hoy te vamos a enseñar a preparar unos riquísimos buñuelos caseros con almíbar que le van a encantar a toda tu familia.

Ingredientes para buñuelos

buñuelos caseros

Los buñuelos tradicionales son básicamente una tortillas doradas hechas a base de masa que se espolvorean con azúcar y canela, lo que resulta en un dulce y crujiente postre lleno de sabor que encanta, sobre todo, en las cenas familiares.

Para prepararlos necesitarás algunos ingredientes muy sencillos de conseguir, que son:

Para los buñuelos:

  • 1 cucharadita de polvo para hornear. 
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • 6 cucharadas de mantequilla.
  • 1 cucharadita de sal.
  • ¼ de taza de azúcar.
  • 2 tazas de harina.
  • 2 tazas de aceite.
  • 1 taza de azúcar.
  • 2 huevos.

Para el almíbar:

  • 1 cucharadita de anís.
  • 1 taza de puré de guayaba.
  • ½ taza de agua. 
  • ½ piloncillo.

Hora de la preparación

  1. Pon a hervir el agua a fuego medio junto con el piloncillo, el puré de guayaba y agrega el anís.
  2. Deja hervir por 2 minutos, cuela tu mezcla y regresa al fuego.
  3. Continúa cocinando hasta obtener un almíbar ligero y homogéneo. Reserva.
  4. Vierte tu harina en forma de montaña en una superficie amplia, limpia y plana donde puedas amasar libremente.
  5. Forma un pequeño hueco en medio de la harina y vierte en él el huevo, el azúcar, la mantequilla, el polvo para hornear y la sal.
  6. Amasa firmemente integrando perfectamente todo los ingredientes. Mientras amasas, vierte un agua tibia poco a poco hasta que logres una masa lisa y sin grumos.
  7. Coloca tu masa en un bowl y cúbrela con un trapo húmedo.
  8. Pon el bowl en un lugar cálido, como junto a la estufa o donde le dé un poco de sol, y déjala reposar durante 30 minutos para que crezca.
  9. Haz bolitas de masa de unos 4 o 5 cm de diámetro aproximadamente y extiéndelas con la ayuda de tu rodillo para formar círculos planos y delgados. Reserva.
  10. Pon a calentar el aceite en un sartén antiadherente.
  11. Mete a freír los buñuelos hasta que estén bien dorados y ponlos a escurrir sobre una servitoalla.
  12. Mezcla el azúcar con la canela y espolvorea tus buñuelos.
  13. ¡Listos!

Sírvelos calientitos y acompáñalos con el almíbar para darles más sabor. No olvides que el ponche o un rico atole son las mejores bebidas para disfrutarlos al máximo.

¡Nos encantan los buñuelos caseros!

buñuelos navideños

Se cree que los buñuelos son un platillo cuyo origen se encuentra en la cocina mediterránea y fue traído a México durante la colonia. Originalmente los españoles los preparaban con aceite de oliva, pero en nuestro país se empezaron a preparar con manteca.

Se cree que la receta tradicional se encontró en el recetario personal de Sor Juana Inés de la Cruz, aunque en él tenían el nombre de “puñuelos”, ya que el amasado se realizaba con ayuda de los nudillos del puño.

Sea cual sea su origen, tenemos la fortuna de poder disfrutar unos ricos buñuelos y con esta receta podrás hacerlo cuando quieras. Recuerda que para descubrir más deliciosos postres para realizar en casa, puedes explorar nuestro sitio y seguirnos en todas nuestras redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *